Intolerancia a la lactosa en adultos AKA “la leche no me sienta bien”

Intolerancia a la lactosa

La lactosa es un disacárido clave en el desarrollo de los mamíferos, ya que es la principal fuente de energia de la leche. La absorción de la lactosa requiere la presencia de una enzima llamada lactasa (por lo tanto, en caso de que la persona no tenga la enzima lactasa, tendremos una intolerancia a la lactosa ya que no la podremos absorber). Esta enzima es esencial durante el periodo de lactancia, pues si algún recién nacido tiene déficit de esta por problemas genéticos y no se diagnostica precozmente (déficit congénito), el desenlace es fatal.

Después del periodo de lactancia, la cantidad de enzima lactasa en sangre empieza a descender, y en muchas personas llega a ser indetectable (déficit adquirido). Esto no pasa en gente que  sigue bebiendo leche de vaca durante la edad adulta, pero incluso en este caso los niveles de lactasa pueden disminuir debido a una infección gastrointestinal, a una cirugía intestinal u otras causas que lesionen el intestino. Por lo tanto, el déficit de la enzima lactasa NO es una enfermedad, pues es normal que esta enzima desaparezca.

En la siguiente imagen lo podréis entender mejor (se irá explicando a continuación):

lactose-intolerance_med esquema intolerancia lactosa intestino

Imagen original de: http://ib.bioninja.com.au/standard-level/topic-2-molecular-biology/25-enzymes/lactose-intolerance.html

Sea cual sea la causa, el déficit de la enzima lactasa hace que no se pueda absorber la lactosa, por lo que se quedará en el interior del intestino y dará los síntomas típicos de la intolerancia a la lactosa por este orden:

  • Incremento del agua en el interior del intestino (la lactosa produce un efecto osmótico)
  • Distensión (hinchazón) abdominal, Dolor y Gases (la lactosa es fermentada por diferentes microorganismos productores de ácido y gas). Ojo! la intolerancia a la latosa no “engorda”, sino que hincha debido a estos gases.

Ante la intolerancia se recomienda dejar de tomar leche de vaca u otros productos que contengan lactosa, o, en caso de consumir lactosa, tomar previamente enzima lactasa (lo venden en las farmacias). Esta segunda opción, aunque permite consumir lactosa, no permite abusar de esta pues si se consume más lactosa de la que la pastilla con lactasa permite absorber la lactosa sobrante quedará en el intestino y dará los síntomas típicos. Personalmente creo que esta pastilla sirve sobre todo por si un día se va a comer fuera de casa, para no tener que pedir comida especial o estar preguntando por los ingredientes de cada plato.

De momento los probióticos no han demostrado ser eficaces para esta intolerancia, aunque se deben estudiar mejor para poder afirmarlo rotundamente.

Por último, aclarar que una intolerancia NO es una alergia: mientras que en una intolerancia no se puede digerir el compuesto al que se es intolerante, en la alergia el problema es que el compuesto se absorbe y es reconocido por nuestro cuerpo como si fuera “malo” (para que se entienda mejor, es reconocido como si fuera una bacteria causante de una enfermedad), por lo que el cuerpo (concretamente el sistema inmune) lo ataca produciendo inflamación y otros síntomas típicos de la alergia.

He intentado explicarlo de forma muy sencilla para que se pueda entender sin tener conocimientos del tema.

Información extraída de: Deng Y, Misselwitz B, Dai N, Fox M. Lactose Intolerance in Adults: Biological Mechanism and Dietary Management. Nutrients. 2015;7(9):8020-8035. doi:10.3390/nu7095380

Diabetes Mellitus tipo II: definición y prevención

La diabetes mellitus es una enfermedad en la que hay una disfunción en la producción o funcionamiento de la insulina. Esta disfunción de la insulina puede ser tanto por problemas en el páncreas (que es el órgano que la secreta), porque la propia insulina no sea funcional o porque los órganos sobre los que funciona la insulina no la reciben correctamente (resistencia periférica a la insulina).

La función correcta de la insulina es permitir el paso de glucosa (azúcar) desde la sangre hacia determinados órganos. Los órganos que no requieren insulina para recibir glucosa serán el cerebro(siempre), y el músculo en momentos de mucha demanda energética (haciendo ejercicio).

pic004

Imagen original de http://www.chospab.es

Por lo tanto, en caso que la insulina no funcione correctamente estos órganos no recibirán el aporte energético de la glucosa, y la glucosa se acumulará en la sangre dando hiperglucemia (“subida de azúcar”).

¿Que problemas puede dar una hiperglucemia, y por lo tanto la diabetes? Pues los propios de un exceso de glucosa en sangre:

  • Daño en los vasos sanguíneos dando enfermedad cardiovascular. Por ellos los diabéticos se hacen ECG frecuentemente.
  • Neuropatía diabética, donde se pierde la se pierde la sensibilidad principalmente de las extremidades. Es muy peligroso ya que no se nota el dolor ni la temperatura, por lo que se pueden dar casos como el pie diabético: el pie se lesiona por ejemplo por una piedrecita en el zapato, y como esa persona no nota el dolor y por rutina no nos miramos la planta de los pies, esa herida va creciendo y ulcerándose, pudiendo llegar a requerir una amputación en casos extremos. Por eso los diabéticos se tienen que revisar los pies a menudo.
  • Retinopatia diabética, donde se pierde visión progresivamente. Los diabéticos se tienen que hacer un examen del fondo de ojo cada año.

Aunque según el grado de diabetes hay un tratamiento u otro, para entenderlo debemos imaginar que en general es como si administraramos insulina al paciente. Así la glucosa conseguirá entrar en las células normalmente, pero puede haber un grave problema en caso que nos pasemos con la cantidad de medicación o hayamos comido poco o hecho mucho ejercicio, que seria que bajara demasiado el azúcar de la sangre. Esto dará una hipoglucemia (“bajada de azúcar”), y aunque no entraré a comentarlo porque no es el motivo del post, es un problema muy grave que puede llegar a provocar la muerte de forma aguda, ya que el cerebro y otros órganos se quedarán sin aporte energético.

Hay dos tipos de diabetes, la tipo I y la II.

Cabe destacar que por norma general (siempre hay excepciones), la diabetes tipo I se da en niños porque no les funciona bien en páncreas (de forma congénita), mientras que la diabetes tipo II se da en adultos porque los órganos no captan bien la glucosa .

Nos centraremos en la diabetes tipo II ya que es la que está más influenciada por el estilo de vida (aunque también tiene un componente genético, es muy típico que un diabético tipo II tenga familiares de primer grado con la misma patología).

Algunas recomendaciones para prevenir la diabetes tipo II son:

  • Mantener un peso correcto
  • Hacer ejercicio físico
  • Comer alimentos ricos en fibra
  • Consumir alimentos con un índice glucémico bajo (glucosa de absorción lenta)

La idea es mantener un nivel de azúcar en sangre correcto (ojo, ni muy alto ni muy bajo, como ya hemos comentado no es bueno ni un extremo ni el otro).

Digestión

Por no tener tanto tiempo el blog parado, voy a explicar brevemente como se hace la digestión, de hecho prácticamente lo que voy a hacer es comentar un vídeo de Youtube ya que no tengo demasiado tiempo. En otro momento comentaré qué pasa cuando los nutrientes están en sangre, pero para entender eso primero hay que entender la digestión.

Antes de nada, comentar que todo el tubo digestivo se considera como si fuera externo (como si estuviera en contacto con el exterior, como pasa con la piel). Puede parecer complicado, pero pensad que en realidad todo el tubo comunica con el exterior, por la boca y por el ano.

Dejo una imagen para que se pueda entender el proceso en la que, aunque los tamaños de las vísceras no son extremadamente realistas, se ve bastante bien el recorrido del tubo, que al fin y al cabo es lo que me interesa:

aparato-digestivo-2-5-638

Imagen original de http://es.slideshare.net/miltonvillapradomeza/aparato-digestivo-2-28712332

Mediante la digestión se obtienen los nutrientes a partir de la comida y se eliminan los productos no utilizados en las heces.

Boca-Faringe-Esófago

La digestión empieza en la boca con la masticación (que como curiosidad, empieza siendo voluntaria pero a medida que masticamos el alimento pasa a ser involuntaria). En la boca trituramos el alimento y lo mezclamos con la saliva (que tiene la amilasa salival, una enzima que empieza la digestión de los carbohidratos). En la boca se forma el bolo alimenticio, que empujaremos con la lengua hacia la faringe y esófago hasta llegar al estómago. Desde el momento en que el bolo llega a la faringe todo el proceso pasa a ser involuntario.

Estómago

En el estómago el bolo se mezclará con ácido clorihídrico, que ayudará a seguir con la digestión de los diferentes nutrientes. Allí se irá mezclando todo el contenido, como si de una lavadora se tratara. En el caso de que el esfínter superior del estómago (que es como una puerta) no cierre bien, debido a los movimientos del estómago el alimento podrá pasar al esófago, dando reflujo gastro-esofágico o ardores. Hay comidas en las que esta fase dura más que en otras o que facilitan que en esfínter superior se relaje por lo que facilitan los ardores, como pueden ser las grasas (también lo facilitan el ejercicio y el embarazo, por ejemplo). Por eso las comidas pesadas o hacer ejercicio después de comer facilita que haya ardores.

En el estómago, el bolo alimentario pasa a llamarse quimo.

Intestino delgado

Desde el estómago, el quimo irá pasando poco a poco al intestino, donde se mezclará con enzimas pancreáticas como la amilasa pancreática (también digiere carbohidratos), con las sales biliares, que facilitarán la mezcla (emulsión) de las grasas con el resto de contenido del quimo (actúa como si fuera jabón, que permite que la grasa se mezcle con el agua), y con proteasas (que digieren proteínas) y lipasas (que digieren lípidos/grasas). Todo esto permitirá que se sigan digiriendo los nutrientes.

El intestino delgado está lleno de pliegues, y estos están repletos de microvellosidades, lo que aumenta mucho la superficie que permitirá la absorción de los nutrientes (imaginemos una manopla y un guante, el guante tiene los dedos -microvellosidades- que hace que haya mucha más superficie en contacto con el exterior). Ojo, el vídeo habla de vellosidades pero es incorrecto, se trata de microvellosidades (las vellosidades son más grandes)

mp2

Imagen original de http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/ecoescuela/recursoseducativos/2011/01/18/absorcion-de-nutrientes/

En estas microvellosidades se dará la absorción de nutrientes, ya que cada a de ellas recibe un capilar donde pasaran los nutrientes, por lo que ya los tendremos en sangre (y por lo tanto dejarán de estar “en el exterior”, ya que como hemos comentado, se considera que todo el tubo digestivo es externo). Concretamente, la absorción propiamente dicha se da en las células epiteliales de las microvellosidades donde se dan una serie de intercambios de iones que permiten la entrada de los nutrientes (hay muchos tipos de intercambios diferentes y es bastante complejo, hoy no lo comentaré).

A lo largo del intestino delgado se irán absorbiendo los nutrientes y el quimo irá avanzando hasta llegar al intestino grueso.

Intestino grueso (Colon)

Una vez llegados aquí, el quimo pasa a llamarse hez (en plural heces, que igual se entiende mejor), del que formará parte todo lo que no hemos absorbido. En el intestino grueso prácticamente no habrá más absorción de nutrientes. Lo que sí que se dará es un juego de absorción y secreción de agua.

Aunque este tema sea un poco escatológico es interesante comentarlo:

  • Diarrea: aunque hay varios tipos de diarrea, para entenderlo fácilmente podemos imaginar que tenemos diarrea cuando el cuerpo detecta que hemos ingerido algún producto tóxico/microorganismo infeccioso/… Por lo que lo que el organismo quiere es eliminar ese tóxico rápidamente para que no le de tiempo a hacernos daño. Querrá que expulsemos el contenido alimentario que no se parará a reabsorber agua a nivel del colon, por lo que tendremos que ir al baño con urgencia y las heces serán muy acuosas debido a esto. Repito que hay más tipos de diarrea, por ejemplo hay microorganismos que aún hacen que eliminemos más agua además de la que no absorbemos (como puede ser el cólera) por lo que hay un riesgo altísimo de deshidratación, pero para entender el concepto de digestión creo que la primera explicación ayuda bastante.
  • Estreñimiento: es el caso opuesto a la diarrea, en este caso o el contenido alimentario contenía poca agua, o hemos reabsorbido demasiada agua a nivel del colon, por lo que las heces tendrán menos agua y por ello serán más duras. Es por esto que es importante no aguantar las ganas de ir al baño (a parte de porque al final se pierde la sensación de tener que ir hasta que no se lleva demasiado tiempo aguantando), ya que mientras más tiempo pasen las heces en el colon más agua reabsorberemos y menos fluidas serán.

Finalmente, comentar que la fibra lo que hace es aumentar el tamaño de este bolo-quimo-heces, ya que no se digiere, por lo que las heces tendrán más volumen y hará que tengamos antes la necesidad de ir al baño. Además, la fibra retiene agua, por lo que ayuda a combatir la reabsorción de agua que se da a nivel del colon, combatiendo por tanto el estreñimiento. Dicho sea de paso, no hay que comer fibra cuando se tiene diarrea por esto mismo: como que retiene agua aun haría que elimináramos más cantidad de agua, y eso no nos interesa en caso de diarrea.

Vídeo original de https://www.youtube.com/watch?v=L0zc8cSXi0k